Feeds:
Entradas
Comentarios

Inserción a solicitud de Javier Navarrete Rojas.

Patricio Lobos Flores

En estos tiempos en que vivimos nos hemos olvidado un poco

de los valores del ser humano, primando el egoísmo, la ambición

por lo personal, dejando de lado la amistad, el compañerismo,

y la solidaridad. Y es por ello que hemos buscado un pensionado

de la Contraloría General, que no haya pasado desapercibido y

que en el correr de los años tengamos huellas y testimonios de su

vida y nos encontramos con la figura del gran Patricio Lobos Flores,

el que partió a un mundo mejor hace dos años, un día 18 de febrero

del año 2017.  

A dos años de la partida de un gran samaritano llamado Patricio Lobos Flores.

 

Nos queda en la mente su gran vocación de un servidor publico y un valioso integrante de la familia contralora, hombre de bien, integro, valiente defensor de su familia, compañeros, amigos y de la persona humana en general, siempre preocupado de la dignidad del mas débil sin importar colores políticos, religiosos o deportivos siempre dando ánimo y esperanzas al decaído, al agotado por enfermedades, o por el peso de los años, o por las inclemencias de los tiempos vividos.

 

Se podrá recordar de variadas formas.

Para algunos fue como un padre, para otros un gran amigo y excelente consejero al estilo de Patricio Lobos, siempre preocupado del prójimo, que vivieran felices, contentos, alegres y que supieran enfrentar los avatares de la vida con mucho optimismo y fe en un mejor mañana, sonriendo decía contento señor contento.

 

Los niños de ayer y jóvenes de hoy lo tendrán en sus mentes como el tío Pato, el tío con el que disfrutaron lindas alegres y felices vacaciones por semanas en los lugares más bellos y hermosos del sur de Chile, viajes que organizaba con mucho entusiasmo y con un gran derroche de amor por sus compañeros, para unirlos y compartir en familia donde se encontraban abuelos, padres, hijos, y nietos esto les permitía un provechoso descanso para enfrentar con una buena disposición el nuevo año laboral.

 

Otros lo recordaran en las oficinas y pasillos de la Contraloría, con su tono de voz inconfundible, con la talla y el chiste a flor de labios, donde muchos dejaban sus penas y preocupaciones por algunos minutos haciendo comentarios de los dichos de Patricio.

 

También están los que jamás lo olvidaran porque en los momentos más tristes, de desolación, de enfermedades y muchas veces por no tener alimento básico para sus seres queridos, ahí aparecía la figura del buen samaritano, organizando rifas, bingos, listas entre amigos para ir en ayuda del compañero angustiado.

 

Yo lo recordare como un seguidor y como un gran discípulo del Cardenal Silva Henríquez, el hombre que quiso servir a todos, y en forma muy especial al más pobre, a los humildes, a los que sufren, a sus compañeros sin voz, trabajó con la esperanza que sus compañeros vencieran el egoísmo y perdurara la amistad y surgiera la solidaridad, preocupado de los derechos de la persona humana, como el derecho que tiene el hombre a la vida, a la integridad física y moral el derecho al alimento, a la salud, a la vivienda y al pan de cada día. Preocupado de los niños y de los jóvenes para que no fueran por mal camino y para ellos organizaba encuentros deportivos y escuela de verano.

 

Este fue el caminar por este mundo de un hombre cristiano que por su forma de actuar en la vida supo evangelizar y entregar amor al prójimo, este fue el apasionado y excelente dirigente, brillante deportista y ante todo el gran amigo, ese amigo desinteresado que deja un gran vacío.

 

Y como dice el poeta:

 

Cuando un amigo se va

queda un espacio vacío

que no lo puede llenar

la llegada de otro amigo.

Cuando un amigo se va

queda un tizón encendido

que no se puede apagar

ni con las aguas de un rio.

Amigo Patricio, (QEPD) te cuento que un grupo de pensionados, colegas y compañeros tuyo hemos podido disfrutar momentos de esparcimiento y camaradería y de mucha amistad, gracias a tu obra que dejaste en el estadio contralor.

Foto de Oscar Arévalo B.

Esperamos que otros te imiten.

Donde quieras que te encuentres te recordamos con mucho cariño y gran aprecio, viejo amigo.

Javier

 

Es una colaboración para:

Anuncios

Viendo mis archivos, me encontré con este artículo, que me pareció importante de reeditar, por lo que expresa respecto de la importancia de las emociones positivas en nuestra salud y bienestar general, en la vejez:

El valor de una actitud positiva
Según explica Ong en un comunicado de la APS: “Todos envejecemos. Sin embargo, es cómo envejecemos lo que determina la calidad de nuestra vida”. En ese proceso, los datos de los estudios revisados por el psicólogo señalan que las emociones positivas realmente son un potente antídoto contra el estrés, el dolor y la enfermedad.

….

Asimismo, Ong recomienda conectar con otras personas para despertar en nosotros emociones positivas, y realizar actividades que nos parezcan intrínsecamente motivadoras.

Por último, el cuidado personal también favorece la actitud positiva: una buena alimentación, un buen descanso y el ejercicio físico regular, son factores que favorecen no sólo el bienestar físico, sino también bienestar psíquico.

Siga leyendo desde:

wwwPTOlarazonPTOes/historico/9189

 

Es una colaboración de Administrador, para:

 

Comunicamos el sensible fallecimiento del que fuera nuestro compañero de trabajo, don JORGE SOTO VALENZUELA, en la División de Toma de Razón y Registro, aquí en Santiago.

Jorge, posteriormente estuvo muchos años laborando en la Regional de Valparaíso.

Sus funerales se efectuarán mañana a las 15:00 hrs., en el Cementerio Jardín del Mar.

Noticia participada por Javier Navarrete Rojas.

 

Nuestras sentidas condolencias a la familia de Jorge y a sus Amigos.

Queridos Amigos de AFINES:

Por tradición, estos días, para creyentes o no, se han transformado en instantes de paz, reflexión y unión familiar, de manera que es la ocasión de transmitirles un afectuoso saludo navideño y por un año mejor.

Asimismo, dada la etapa de nuestras vidas, nadie está exento de arrastrar un problemilla de salud o de un irregular pasar que hay que sobrellevar.  Por ello es el momento propicio de valorizar aquellas pequeñas cosas que la vida nos da.

Y, una de ellas me atrevo a vaticinar son las “JUNTAS”, en especial la que compartimos, que además de resultar entretenidas, de pasarlo bien, se han constituido en el espacio de esparcimiento que necesitamos para recordar, para la anécdota, pero también para la fraternidad y solidaridad con nuestras aflicciones.

COROLARIO:  Cuidemos las “JUNTAS”, entusiasmémonos por una aún mayor participación, pues para muchos, entre los que me incluyo, el simple hecho de encontrar un mensaje en el Whatsapp, es muestra de que no estamos solos.

Hasta más ver.

Un abrazo, salud y bienestar para Uds. y para esas abnegadas esposas (recordando con especial cariño a Anita y Anita Paola)

HERNÁN

Hacía mucho calor, afuera, en la Pérgola, así que tuvimos que guarecernos dentro de la Sede para almorzar, que estaba mucho más fresco.

Mientras Hernán asaba, parte de nuestra comida, lo acompañamos, hidratándolo.

Faltó Ismael, que andaba en un compromiso el Sur.

Como de costumbre la conversa es lo mejor, ¿temas? TODOS.

Y por este año, fue nuestra última Junta. En marzo recomenzaremos.

 

Fotos Junta de AFINES del 201218

 

Nos dice: Me gustó esta reflexión que con mucho cariño comparto:

Un hombre, que regularmente asistía a las reuniones de su grupo de amigos, sin ningún aviso dejó de participar en sus actividades.

Después de algunas semanas, el “líder” de aquel grupo decidió visitarlo. Era una noche muy fría. El líder encontró al hombre en casa, sólo, sentado frente a la chimenea, donde ardía un fuego brillante y acogedor.

Adivinando la razón de la visita, el hombre dio la bienvenida al recién llegado, lo condujo a una confortable silla cerca de la chimenea y se quedó quieto, esperando. Se hizo un grave silencio. Los dos hombres sólo contemplaban la danza de las llamas en torno de los troncos de leña que ardían.

Al cabo de unos minutos, el líder examinó las brasas que se formaron y cuidadosamente seleccionó una de ellas, la más incandescente de todas, misma que ayudado por unas tenazas empujó hacia un lado, y regresó a sentarse.

Permaneciendo silencioso e inmóvil, el anfitrión prestaba atención a todo, inquieto esperaba lo que su amigo fuera a decirle. Al poco rato, la llama de la brasa solitaria disminuyó, hasta que sólo hubo un brillo momentáneo y su fuego se apagó repentinamente. En poco tiempo, lo que antes era una fiesta de calor y luz, ahora no pasaba de ser un negro, frío y muerto pedazo de carbón recubierto de una espesa capa de ceniza grisácea.

Ninguna palabra había sido dicha desde el saludo inicial entre los dos amigos. El líder, antes de prepararse para salir, manipuló nuevamente el carbón frío e inútil, colocándolo de nuevo en medio del fuego. Poco a poco, éste se volvió a encender, alimentado por la luz y el calor de los carbones ardientes en torno suyo.

Cuando el líder alcanzó la puerta para partir, su anfitrión le dijo: Gracias por tu visita y por la invaluable lección. ¡Regresaré al grupo!…

NOTA: La reflexión es de un autor anónimo, conocida como la Lección de fuego o la Lección del carbón y tiene variadas traducciones.

Una de ellas, nos recuerda: Amigos, a todos los miembros de una familia y de un grupo, cualquiera que éste sea, vale la pena recordarles que no están solos, que todos somos parte de una hoguera, y todos somos responsables de mantener encendida la llama de cada uno de nosotros.

 

Con la alegría de siempre

Todo listo para el día jueves 20 diciembre 2018. Ya se distribuyeron los aportes que tienen que traer cada uno. Hernán envió el listado, pero faltan algunos que contesten.

 

Con la alegría de siempre